Enlaces Relacionados

  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Critican intento de blindar la frontera
  • Próximo álbum

Críticas ante el intento de blindar la frontera texana

La tarde del lunes 21, Rick Perry, gobernador de Texas, anunció que desplegará mil efectivos de la Guardia Nacional en la frontera entre México y Texas.
"Ante la situación que está viviendo Texas y la falta de acción del gobierno federal [...] he decidido desplegar hasta mil soldados en reserva", dijo el gobernador en una rueda de prensa.
Esta acción tendría como objetivo detener la ola de migrantes que entra al país, al atacar a los criminales que les ayudan a cruzar.
Los miembros de la Guardia Nacional no estarán en la frontera para detener a los migrantes, aclaró John Nichols, General Adjunto de Texas.
Los efectivos estarán ahí más bien para jugar un papel de “referencia y disuasión”. Esto es que “disuadirán” a los criminales que intenten cruzar a través de Texas y “referirán” a los migrantes a las autoridades fronterizas pertinentes.
El costo de enviar a la Guardia Nacional a la frontera tendrá un costo de $12 millones por mes.
De acuerdo con Perry, lo esperable sería que el gobierno federal reembolsara al estado de Texas los costos de este operativo de seguridad.
Asimismo, el gobernador rechazó que se trate de una militarización de la frontera.
Más bien, aseguró, se trataría de una forma de combatir el tráfico de drogas y humanos en la frontera.
Ante las acciones de Perry, la respuesta de activistas y defensores de los migrantes no se hizo esperar.
Rubén García, director del albergue Casa Anunciación, aseguró que en realidad no existe ninguna razón real que justifique el envío de efectivos a la frontera.
“[Perry] está diciendo que se necesita la Guardia Nacional porque la frontera está fuera de control, pero la verdad es que es totalmente lo contrario”, aseguró en una entrevista.
Asimismo, García asegura que la cantidad excesiva de migrantes en los centros de detención es una prueba de la capacidad que tiene la Patrulla Fronteriza para controlar la entrada de indocumentados.
Por su parte, Fernando García, director ejecutivo de Red Fronteriza por los Derechos Humanos, aseguró que la decisión del gobernador de Texas no tiene nada que ver con la seguridad del estado.
“Perry está jugando a la política, y hace uso de una crisis humanitaria para hacer avanzar su agenda política antiinmigrante”, comenta.
De acuerdo con García, Perry distorsiona deliberadamente la realidad y decide ignorar la situación que motiva a miles de menores a migrar hacia Estados Unidos. Enviar a la Guardia Nacional no es una solución humanitaria ni efectiva para este problema, concluyó.
El representante Joaquín Castro, asimismo, calificó este acto como una militarización del área fronteriza. Castro, además, comentó que, en vez de enviar a la Guardia Nacional, “deberíamos estar enviando a la Cruz Roja a la frontera […] para hacer frente a esta crisis humanitaria”.
Próximos álbumes

Juan Pablo II y Juan XXIII, inmortalizados en cera

Sitios embrujados en la ciudad del Alamo

‘Lujoso’ refugio para migrantes divide a la comunidad

Rostros de terror para morir de risa

Disfruta más imágenes
a tu izquierda